Mientras que el mundo habla sobre la  política de Trump y la destrucción gradual del consenso de la UE, y se profetiza un futuro sombrío para todos nosotros, sugiero a  los lectores que se remonten a América Latina y al hablar sobre las próximas elecciones en Ecuador y la seguridad Panamericana.

En Ecuador pronto se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y parlamentarias. Rafael Correa cumplirá dos períodos. Implacable constructor  del «socialismo del siglo XXI”, admirador de Chávez y Castro,  incorporó a Ecuador a la asociación política de ultra-izquierda ALBA. Durante bastante tiempo gozó de la confianza de una gran parte de la población, utilizando una agresiva retórica anti-estadounidense, lemas ecológicos, criticando sin piedad a los gobiernos anteriores y buscando los beneficios de los jugadores más potentes de la “red de izquierda”, que cubría por completo la América Latina en la década del 2000.

En general, en la segunda mitad del siglo XX,  Ecuador tuvo una mala suerte crónica con sus gobiernos y sus presidentes. El país estuvo constantemente en  estado de dependencia, sus deudas crecían, y los políticos tanto de derecha como de izquierda eran incompetentes o corruptos. Después de un breve período de bonanza petrolera en los años 70 el país se hallaba bajo el dominio de una típica “maldición del petróleo” (cuando ni la  privatización ni la nacionalización consiguieron el efecto deseado) y los políticos de centro-derecha se sustituyeron por los de centro-izquierda pero nadie podía,  y lo más importante – no quería – hacer nada. A pesar de ello el país de alguna manera aguantó e incluso logró mantener el atractivo para los turistas, sin perder su imagen de país pobre,  pero alegre y seguro. Ecuador es realmente muy hermoso, la gente es amable; además, hasta hace poco, los precios inmobiliarios y alquileres de vivienda eran increíblemente bajos. Pero Correa terminó con esto, elevando al mismo tiempo las tarifas de servicios públicos, los  aranceles de importación, impuestos especiales sobre las bebidas alcohólicas, tabaco, etc. Como resultado, los precios de los bienes y servicios han aumentado significativamente, del 20 al 30%.

Con el tiempo, la relación entre los ecuatorianos y Correa se transformó en ambigua. Si en 2006 fue creíble y llevó fácilmente a la gente hasta el entusiasmo por sus discursos anti-americanos, populistas y anti-corrupción, en 2010 su mandato presidencial comenzó a ser cuestionado.

Correa fue electo inicialmente en el año 2006, luego modificó la constitución y concluirá su mandato presidencial en 2017. Cuando intentó modificar  la constitución una vez más para continuar en el poder, comenzaron los disturbios: los ecuatorianos salieron a las calles, se inició la  protesta y el corte de las carreteras federales y se produjeron los enfrentamientos con la policía.

¿Cómo se están preparando las próximas elecciones en Ecuador?

Por desgracia, la posición de la izquierda es todavía muy fuerte. Las izquierdas tienen  la capacidad de  convencer a  la gente de que ” el socialismo es muy buena idea, solamente que Correa lo construyó muy mal”, además, en el país hay bastante gente de izquierda,  lista para votar incluso por Pol Pot, aunque sólo sea “contra el imperialismo estadounidense y el capitalismo anti-nacional”. Por lo tanto la victoria de las fuerzas de izquierda en las elecciones es muy probable.

A pesar  de que  las listas  ofrecen  un montón de  candidatos de izquierda, el  más famoso es un socialista-bolivariano, seguidor de Chávez y Correa. En caso de resultar  victorioso, irónicamente  Ecuador recibirá a un  Presidente llamado Lenin  (nombre completo-Lenin Moreno).

No sé si es una ironía o una maldición de la vida. Estamos nuevamente en el año 17, y en un nuevo siglo y…¡una vez más Lenín está luchando para tomar poder!

Personalmente, yo habría votado por la candidata Cynthia Viteri del partido de derecha conservadora social cristiana. Además de sus opiniones pro- mercado y puntos de vista bastante agresivos  acerca de la política exterior contra el ALBA y los regímenes comunistas-socialistas de la región, se hizo famosa  debido a que  no tiene permiso de permanecer en Venezuela por razón de sus actividades. Si alguien tiene dudas de  que ella  sea “guay”, informo que Viteri está hermosa, practica deporte y  este conjunto encaja en el concepto de la “renovada derecha del siglo XXI”.

Apoyo a Cynthia Viteri con todo mi corazón! Dios salve a Ecuador!