Mucha gente cree que como los países islámicos están muy lejos no hay peligro de terrorismo islámico en nuestra región. A pesar de la tragedia en Buenos Aires de los años 1992 y 1994, la mayoría de políticos y activistas mantienen silencio e ignoran este grave riesgo de nuestra seguridad nacional.

La situación se ve agravada por el hecho que desde el punto de vista de algunos periodistas y analistas políticos latinoamericanos Hezbollah y Hamas se presentan como organizaciones de liberación nacional que luchan por la libertad del Líbano y Palestina. Mientras que en realidad Hezbolá se trata de grupo terrorista títere pro-iraní,  que brillaba en todo el mundo en relación con los actos terroristas y el contrabando de armas. Los grupos terroristas palestinos tienen vínculos más graves y una plataforma política más potente, debido a sus lazos con los partidos y organizaciones de ultra izquierda de Europa y la retórica de los derechos humanos, lo que les permitió darse una apariencia de legitimidad e ir más allá del concepto de  organizaciones puramente paramilitares y terroristas y  formar su propia plataforma política. Sin embargo, no hay necesidad de ser seducido: tanto el Hezbolá libanés como los grupos paramilitares palestinos no son más que terroristas islámicos.

Estas organizaciones no existen debido a la “furia popular masiva”, sino debido al lavado de cerebro de la población desde la infancia y al reclutamiento de niños y adolescentes. Fuentes de sus ingresos están mucho más allá de los países en los que operan. Hezbolá recibe enormes sumas de dinero de Irán cada año para desestabilizar la región, atacar a Israel y realizar propaganda. Las historias sobre las organizaciones insurgentes del pueblo no son más que una tapadera de propaganda para grupos terroristas cínicos internacionales que dominan la esfera de los medios y se están promocionando activamente en Internet y los medios de comunicación. En particular, penetran en América Latina. Nuestra región es bastante criminal y problemática, donde existen grandes oportunidades logísticas para el contrabando y el comercio ilegal, y lo más importante para ganar dinero y formar un grupo de presión (lobbying group) pro iraní de países en desarrollo.

En ningún caso deberías creer en la propaganda, ya sea islámica, germánica, estadounidense o rusa. Cualquier propaganda esconde una mentira. Hamas y Hezbollah son organizaciones terroristas, que usan como ideología el fundamentalismo islámico en sus formas más intolerantes, misóginas y misantrópicas. Matan a las personas no porque creen en algunos ideales, sino porque esta es su ganancia y porque no saben y no quieren hacer otra cosa.

La formación del frente Islámico- Medio Oriente en América Latina fue causada por algunas razones históricas como la inmigración intensa en la segunda mitad del siglo pasado (por ejemplo, en la Ciudad del Este de Paraguay, donde durante la época de Stroessner se creó una zona franca, que fortaleció la ya poderosa diáspora libanesa) y  por las diásporas ya existentes, simpatizando a los islamistas por razones de la común “tierra natal” y también por factores políticos y criminales.

Obvio, no todos los libaneses o árabes apoyan a los terroristas, y además, no todos son musulmanes. Muchos son católicos. Es importante entender que las diferentes personas tienen diferentes motivaciones, pero no se puede negar el factor de la diáspora en el crecimiento de la amenaza terrorista en América Latina.

La política pro iraní en la región de América Latina está estrechamente vinculada al espectro político de izquierda. En el siglo XXI Hugo Chávez comenzó a involucrar activamente a Irán en nuestra región. Él creía que la idea de antiamericanismo (anti estadounidense) podría ser una buena base para crear una alianza de los estados en desarrollo que persiguen una política independiente. Incluso antes de la aparición de Chávez, los políticos latinoamericanos también cometieron el mismo error de tener contactos con los regímenes islamistas, y en general todo terminaba con un fuerte aumento en el tráfico de drogas, armas y humanos y también en aumento de la corrupción.

Hugo Chávez, que intentó organizar una “guerra con Estados Unidos”, ni siquiera logró la entrada de Estados Unidos en el campo de batalla y luchó sin participación activa de su oponente con la realidad objetiva hasta que murió. Sin embargo, abrió otra puerta para el terrorismo y el fundamentalismo islámico en América Latina. Para vencer al “dragón”, llamó al diablo. Como resultado, el “dragón” permaneció invicto, el diablo cosechó frutos en Venezuela, disfrutando del caos y la capacidad de retirar de allí cualquier cantidad de dinero a través de banqueros y políticos corruptos, y Chávez perdió. Y lo peor es que perdieron y Venezuela y toda América Latina, que ahora necesita resolver los problemas asociados con el hecho de que la amenaza terrorista mundial más peligrosa de hoy día como el Islam criminal y político, vinculado a los beneficiarios del Medio Oriente, tiene presencia muy fuerte en la región.

El factor criminal también tiene su papel en el desarrollo de la influencia islámica en nuestra región. Por ejemplo, los cárteles de la droga en la región se convierten voluntariamente en socios de los islamistas y ultraizquierdistas. Los analistas dicen que este es un proceso puramente pragmático: los carteles tienen las drogas, los islamistas tienen el dinero y las ultraizquierdistas tienen las armas y logística, y todos ellos se oponen a las autoridades gubernamentales y “luchan bajo palabra” contra América. Aunque al mismo tiempo, constantemente llevan su contrabando a Estados Unidos, y sus líderes tienen estrechos vínculos con políticos estadounidenses y servicios especiales.

Estoy hablando sobre las bandas criminales del narcotráfico como el Comando Vermelho de Brasil, el Clan Barakat de Argentina y otros que se entremezclan con las redes de financiación del Hezbollah libanés y el Hamas palestino.

Las actividades de estos grupos delictivos se conocen desde hace 40 años cuando una política migratoria abierta permitió instalarse en esa zona a inmigrantes de varios países de Oriente Medio. Y tomaron notoriedad cuando se descubrió que desde allí operaron y fueron financiados los comandos relacionados con el Hezbollah, el Partido de Dios shiíta libanés de fuertes vínculos con los sectores más extremistas de los guardias revolucionarios de Irán, que participaron de los dos graves atentados contra la embajada de Israel en Buenos Aires y la sede de la mutual judía AMIA en 1992 y 1994.

El Clan Barakat está liderado por Assad Ahmad Barakat y mueve sus negocios entre los tres países: Argentina, Paraguay y Brasil. De acuerdo al informe de la UIF (Unidad de Información Financiera), el clan está involucrado con “delitos de contrabando, falsificación de dinero y documentos, extorsión, tráfico de estupefacientes, tráfico de armas, lavado de activos y financiamiento del terrorismo“.

Uno de sus socios es Sobhi Mahmoud Fayad, que llegó a Ciudad del Este desde El Líbano a mediados de la década del 90. La policía paraguaya lo arrestó en 1999 cuando estaba haciendo una tarea de vigilancia frente a la embajada de Estados Unidos en Asunción. Era parte de una red que planificaba un atentado. Lo liberaron un año más tarde. Después se descubrió que Fayad envió al menos 3,5 millones de dólares a la Organización de Mártires de Hezbollah (al-Shahid), por lo que recibió una carta de agradecimiento del comandante supremo Sayyed Hassan Nasrallah.

El Departamento Antiterrorista de la Policía Nacional paraguaya (DAT) cree que Sobhi Fayad, Assad Barakat y Ali Hassan Abdallah fueron los tres principales recaudadores de fondos de Hezbollah asignados a la región. El Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas cree que el clan recauda más de 200 millones de dólares al año para enviarlos a Beirut.

Los informes vinculan a este grupo al ex vicepresidente del régimen chavista de Venezuela, Tareck el-Aissami, quien habría organizado la triangulación del lavado entre Beirut, Ciudad del Este y Caracas.

A través de los esfuerzos de Cristina Kirchner, Argentina también se reunió con Irán. En lugar de investigar las explosiones 90s, que estuvo involucrado el Irán, Kirchner tuvo un memorándum absurdo con Irán a través de cual Argentina cubrió los delincuentes que financiar y llevar a cabo actos terroristas en el territorio de nuestro país. Hoy, el gobierno de Mauricio Macri decidió ocuparse al limpieza de los “establos de Augías” de los Kirchners y Menem.

Ahora, por primera vez, el gobierno argentino tomó una medida concreta contra una de las “cabezas” más peligrosas de este entramado: congeló bienes y dinero del denominado Clan Barakat, con operaciones paralelas en El Líbano y la Triple Frontera. Y prepara dos frentes legales para combatir al terrorismo en la Argentina: por un lado, ya se redactó en el nuevo proyecto de Código Penal un innovador esquema de penas contra los grupos vinculados al extremismo en la Argentina y, por otra parte, la UIF tiene redactado el anteproyecto de ley contra el lavado de activos vinculados al terrorismo para girarlo al Congreso en las próximas semanas.

El embajador norteamericano señaló la importancia  que la Argentina pueda aggiornar las leyes vigentes a los tiempos actuales.

Este problema no ignoró al Brasil. Donde hasta hace poco fue la construcción al “socialismo del siglo XXI” y terminó lo que los candidatos presidenciales en este país fueron cortados abiertamente durante su carrera electoral (me refiero a caso de Jair Bolsonaro), y la presencia de grupos terroristas en la Triple Frontera se ha convertido en un hecho triste de la vida. Hezbollah y Hamas están trabajando activamente en el área para proporcionar financiamiento y resolver problemas logísticos para sus organizaciones.

¿Por qué el territorio de Triple Frontera es un paraíso para los grupos terroristas? Hay varios requisitos previos: logística ideal (direcciones a varios países, alto flujo transfronterizo de personas, lo que no pueden manejar guardias), la presencia de la comunidad árabe, una existencia de larga data de los carteles criminales, que hacen dinero aquí desde hace muchos años, una fuerte dependencia de la economía local de los factores criminales, economía de la droga, la capacidad de adquirir fácilmente documentos falsos y débil control del gobierno, agravada por el hecho de que para combatir estas actividades se necesitan los esfuerzos de tres Estados.

Los países participantes en la Triple Frontera, trataron por separado de luchar contra la infiltración de grupos terroristas y el lavado de dinero criminal. Por ejemplo, Brasil ya en la década de 2000 llamó la atención sobre la amenaza y abrió oficinas regionales de Departamento de la  Policía Federal y la Secretaría de la Receita Federal para controlar el movimiento de personas y mercancías en la frontera, pero el resultado no fue satisfactorio: la penetración de elementos criminales y el blanqueo de dinero no ha disminuido. Argentina y Paraguay en el año 2010 han tratado de crear una iniciativa conjunta que se opone a la trata personas “Abre puertas” y todo también terminó lastimosamente sin algún resultado visible.

Es muy interesante que en Paraguay actúa una agrupación terrorista ultra izquierda “Ejército del Pueblo Paraguayo”, que ahora después de un reciente escándalo contra Israel (relacionado a la transferencia de la embajada) organizado por presidente Mario Abdo Benítez (al parecer, interesado ​​en el fortalecimiento de la comunidad árabe, posiblemente porque tiene ascendencia árabe) sin duda recibirá fondos adicionales de sus “hermanos” de Hezbolá y Hamas. No creo que los simples paraguayos se sientan cómodos de vivir con esto.

Sería incorrecto e injusto decir que los palestinos, los iraníes y libaneses están involucrados solamente en actividades estrictamente terroristas, jihadistas o de contrabando en América Latina. Por ejemplo, en el territorio de Triple frontera Hezbollah y Hamas se dedican principalmente al lavado de dinero, tráfico de personas (bajo del informe PROTEX 84% de todos victimas de trata en Argentina fueron capturados en Misiones) y secuestros (para el uso de mujeres como terroristas -suicidas (“bombas vivas”) y esclavas sexuales; trata de niños), es decir acá ganan dinero para actividades terroristas en el Medio Oriente, sumiendo a nuestra región en la pobreza criminal, chupando dinero desde aquí y corrompiendo estadistas como Chávez o Kirchner.

En la década de 2000, se fortalecieron los vínculos entre los carteles criminales y los islamistas. Según los expertos en terrorismo, Glenn E. Curtis y Tara Karacan, el mundo del crimen se convirtió en la principal fuente de dinero para los terroristas religiosos. Señalan la similitud de las fusiones de la delincuencia latinoamericana con los islamistas y los cárteles de Europa oriental con los islamistas.

Este hecho  puedo confirmarlo personalmente, el papel, digamos, del factor islámico en la trata de personas en Europa del Este, así como la producción de películas snuff (grabaciones de asesinatos, violaciones, torturas, suicidios, necrofilia, infanticidio, entre otros crímenes reales) y video sádicos,  es muy visible incluso a simple vista.

Según el experto Salvador Raza, la peculiaridad de la actividad terrorista en el Cono Sur no es la participación de los islamistas en los asuntos locales, sino más bien la participación “supranacional”, vinculada a la solución de los problemas globales financieros y logísticos. Los islamistas locales, a diferencia de sus “hermanos” que actúan en el territorio de Venezuela y Colombia a través de explotación y secuestro de personas, están produciendo suficiente cantidad de dinero para financiar redes mundiales de terrorismo y de tráfico. ¡Pensemos que cantidad de dinero los “contadores” de Hamas y Hezbolá sacan de la región, privando a los ciudadanos del acceso a bienes básicos, como la medicina y la educación!

En otras palabras, el territorio de los países del Cono y especialmente la Triple frontera, son un “banco” o “centro financiero” para los islamistas. No reclutan gente aquí y no hacen “jihad”, no porque sean personas “amables” o “solidarios con la lucha de las naciones latinoamericanas”, sino porque simplemente convierten a América Latina en su vaca lechera y en un lugar seguro en el que pueden lavar dinero. Todavía no necesitan desplegar al militante clandestino directamente aquí. Sin embargo, cuanto más los importamos en América Latina, más problemas generarán. En algún momento, los gobiernos tendrán que decir “no” a los islamistas, y responderán con sus métodos estándar: bombas y disparos. Por lo tanto, la mejor estrategia con ellos es controlar  su cantidad en nuestro territorio. Y si estuvieran aquí, les privarían de una base financiera para el terrorismo. Es bueno que Mauricio Macri haya tomado la decisión correcta y es pésimo que en Paraguay en el poder haya un hombre que aparentemente se considere árabe, no paraguayo, y que actúe en contra de los intereses de su pueblo. No tengo nada contra inmigrantes que cumplen  reglas y respetan los valores culturales de los países donde viven, pero es otra situación cuando tratare convertir a este país en una vaca lechera para financiar el terrorismo mundial.