Obviamente, el sacrificio, si se presenta en forma de regalar o destrucción, sólo puede tener por objeto algo excluido del marco de la propiedad privada de lo que se regala o destruye. La propiedad deberá ser originalmente colectiva (es decir, no tiene dueño) o alienada (expropiadas, nacionalizadas), por lo que puede ser destruida sin la división de la sociedad y sin encontrar oposición por parte de los dueños de esta propiedad. Al menos, la destrucción del “excedente” de las propiedades sólo es posible cuando existe una autoridad reguladora que determina cuándo la propiedad se vuelve superflua y está sujeta a exención, a ser sacrificada. O cuando la propiedad no pertenece a nadie en concreto, lo que significa, que desde cierto punto de vista, su destrucción o distribución por igual, es “justa”.

Además, la destrucción y la distribución del excedente son las dos caras de la misma moneda: el “excedente” en ambos casos se considera como algo fuera de lo común, incorrecto y algo que “cae inesperadamente sobre las cabezas”. Y la redistribución y la destrucción eliminarán este excedente cuya existencia desconcierta a la burocracia. El exceso asusta a la burocracia porque teme que pueda convertirse en un escalón para derrocar o al menos reducir el papel de los burócratas que controlan todo el aparato de distribución. Si se producen muchos excedentes y de pronto aprenden a venderlos, se hará evidente que es innecesaria la tarea de distribución por parte del Estado, cuya función en las sociedades arcaicas se reduce principalmente a un ritual religioso, guerras y distribución.

En consecuencia, hubo que crear el estatus de antisocial para el “superávit”. Debe transformarse en sagrado (intocable) o tabú (impuro), retirarlo del alcance de las relaciones socioeconómicas comunes, crear las condiciones en las que el derecho exclusivo de contacto con ese excedente sólo está en manos de la burocracia gobernante. De hecho, el excedente estaba sujeto a expropiación para que las personas no tuvieran capacidad para organizarse a través de las relaciones de mercado.

Es fácil ver que esta práctica arcaica fue totalmente dominada por  los movimientos de izquierda y estatistas de los siglos XIX-XXI. Se ha vuelto más compleja, los Estados la realizan de forma más masiva, y la retórica religiosa se ha convertido en  científica y social, pero la confiscación y la redistribución de los “excedentes” impuesta por “el vicio de la riqueza”, e incluso “el vicio de la idea de la propiedad” – son los ecos de prácticas arcaicas, que a lo largo de los siglos y milenios impiden el progreso y desarrollo de la humanidad. Al retener los recursos producidos por las personas y la redistribución, el Estado realiza la misma función que los sacerdotes que llevaban a cabo el potlatch: el Estado  se lleva el “excedente vicioso”, y pasándolo a través de sí mismo, lo normaliza, lo legitima y dispone de él a su discreción (al mismo tiempo una proporción significativa de lo expropiado queda en los bolsillos de los burócratas que votaron a favor de la nacionalización y el aumento de impuestos). De hecho, el Estado en este asunto actúa como un parásito, que está dotado de estatus religioso inviolable.

Al realizar la expropiación, se hace un doble mal. Por un lado, se despoja a las personas, se fortalece la corrupción y aumenta el bienestar de la burocracia; toda la retórica social de los constructores del “Estado fuerte”, es nada más que propaganda; el fascismo, el comunismo soviético, el maoísmo, y más modernos como el bolivarianismo de Venezuela, el kirchnerismo de Argentina y el sandinismo de Nicaragua demuestran sólo un robo flagrante a los ciudadanos por parte de las autoridades públicas con el pretexto de “estado social”, que en realidad sumerge a las personas pobres en una pobreza aún peor. Por otro lado, se destruye la institución de la propiedad y aniquila el mercado, lo que priva así a la sociedad de oportunidades, porque una institución estable de la propiedad privada es un principio básico de cualquier sociedad desarrollada. Las personas que viven en una situación de fluctuación de la propiedad, pierden la motivación para aprender, el desarrollo, la competencia, la mejora del nivel de vida. Tales Estados se hunden en la depresión o el caos. Los humores sociales se convierten en criminales y destructivos, y el motivador principal pasa a ser la envidia y el odio, porque si la propiedad no puede ser adquirida por medios normales, entonces se debe o bien robar o exterminar.