En el último tiempo y ante  las acciones islamistas (terrorismo, violación sexual, proselitismo por la fuerza y otros tipos de yihad) en Europa, el tema de la amenaza del islamismo se ha convertido en una de las principales preocupaciones.  Mucha  gente discute sobre el destino de los países europeos y a veces olvidan que este problema no solo toca al  continente europeo. Esta situación me recuerda al hombre  que está sentado en un barril de pólvora y  hablando sobre el triste destino del mundo. En ese momento quiero gritar: “Primero mira abajo a sus pies, filosofo“.

Por ese motivo vamos a mirar debajo de nuestras piernas ¿estamos parados sobre un  barril de pólvora?  La  mayoría de las personas van a  decir que no,  por la sencilla razón que estamos  físicamente muy lejos de “las tierras problemáticas” y por la ausencia de “yihadistas”. ¿Pero  esa es la verdad?

¿Qué pasa con los islamistas en América Latina?

El Islamismo estrictamente se incluye en el concepto del “Socialismo del siglo XXI”.  Sin embargo la  fusión del islamismo y la izquierda comenzó en la segunda mitad del siglo XX, así por ejemplo,  famosos integrantes de la  RAF tomaron el curso de terrorismo en la base de la organización terrorista palestina  “Frente Popular para la Liberación de Palestina”.  Este concepto se ha convertido en algo mucho más radical,  expansivo,  provocativo e informativo que la “vieja izquierda”,  que se basa en los principios del pseudo-humanismo de las organizaciones de derechos humanos, el terrorismo de ultra-izquierda y la experiencia de la resistencia a las juntas militares de 60-80s.  Por supuesto,  esta etapa histórica que estuvo en vigor en los primeros quince años del siglo XXI, será el punto de partida para la creación de un nuevo concepto de seguridad en América Latina.  De esta manera el  “proyecto bolivariano” será reemplazado a través de la confrontación y la negación del mismo por un conservatismo latinoamericano y una nueva doctrina de  derecha del siglo XXI.

El socialismo del siglo XXI ya no es una doctrina impotente, basada de los recursos soviéticos, chinos y sus propios experimentos regionales –guevaristas,  sino por el contrario, es una potente alianza  entre los regímenes autoritarios de  izquierda con chiíes islamistas y  las viejas organizaciones de ultra- izquierda terroristas,  que está dispuesto a cooperar con los corruptos de centro-izquierda, como Dilma Rousseff, y la creación de ideologías  y bloques muy venenosos.  Así en la asunción de Rafael Correa asistieron: Evo Morales, Hugo Chávez, los presidentes de Brasil, Chile, Nicaragua, Perú (todos con ideologías de  izquierda o centro izquierda) y Mahmoud Ahmadinejad –  el presidente iraní.

Irán y Hezbolá jugaron un papel crucial para el socialismo del siglo XXI;  el difunto Hugo Chávez, ha  recibido en su  país tanto a  los terroristas colombianos de las FARC y como a los islamistas de Hezbolá, en realidad demostró la alianza de estas  ideologías y trató de replantear el concepto de “tercermundialismo” (Nota)  al estilo de los del siglo XXI.

La misma tierna actitud al régimen islamista chií exhibió Cristina Kirchner, al firmar el  Memorando totalmente inconstitucional, diseñado para cubrir a Irán  de los ataques terroristas en Buenos Aires ocurridos en 1992 y 1994.

Tampoco México se ha librado del problema del  islamismo. Por supuesto la larga frontera  con EEUU desempeña un papel importante,  pero esto no es todo. Las autoridades mexicanas han descubierto una extensa red criminal en Tijuana y Texas,  propiedad del grupo libanés “Hezbollah”. Como es bien sabido, “Hezbollah” está contenida principalmente a expensas de Irán. En México, terroristas de “Hezbollah” están desarrollando activamente vínculos con carteles de la droga locales, participan en el contrabando de drogas y la trata de personas,  por lo  que reciben importantes ingresos.  Varios cientos de barriles de armas automáticas, miles de granadas de mano, explosivos plásticos y armas  antitanque están a  disposición de la  rama mexicana  yihadista de Tijuana. Todo este arsenal fue traído al país por los musulmanes de países islamistas.

Bueno, es hora de hacer sonar la alarma. De acuerdo con la Universidad de Georgetown, el número de inmigrantes de Siria y el Líbano es de más de 200 mil personas solo en México. Puede por supuesto, consolarse con la idea de que la mayor parte de estas personas viven afuera de Argentina, pero no creo que sea  una posición suficiente razonable.

Hay que tener cuidado de que nuestro país no se convierta en un verdadero Klondike para el Islamismo, que aumenta  su presencia y actividad en nuestra región,  a partir de la conversión de los hispanos al Islamismo donde terminan sirviendo como esclavos,  hasta financiar sus actividades de subversión  mediante el uso de los ingresos procedentes de la venta de drogas y  secuestros.

 

NOTA: Tercermundialismo es un desarrollo del concepto maoísta de “la aldea absorbió la ciudad“. Es la combinación de los países en desarrollo,  propensos a la violencia y la violación de los derechos humanos, sin desarrollar, propensos a dictaduras, que se oponen a los países desarrollados, más exitosos vecinos del planeta.

NOTA: El Klondike es una región al noroeste de Canadá y cerca de la frontera con Alaska. Es famosa por haber sido escenario de la Fiebre del oro de Klondike a fines del siglo XIX, donde cantidades de oro fueron obtenidas en manera continua.