Inmediatamente me gustaría hacer una nota y decir que este viaje a Salta fue un descubrimiento y el evento principal del año para mí, que me influyó mucho y cambió mi visión sobre muchas cosas, pero lo más importante sobre los pueblos originarios.

Kitty Sanders

Este viaje me dio más de lo que esperaba, comenzó en la Ciudad de Buenos Aires en noviembre del año 2020, durante la pandemia de COVID-19. Lluvias y el cielo plomizo fueron testigos de nuestro viaje hasta una breve parada en la provincia de Córdoba. El clima pareció ayudarme a separarme  de mi yo anterior y predijo cuál yo regresaría. Al pastor Alejandro Nemec, quien se dedica hace muchos años de su vida al  trabajo de misionero evangélico para ayudar a los pueblos originarios le fue difícil sorprenderse con algo, a diferencia de mí, que solo escuché de las problemáticas de los pueblos originarios por las noticias.

En el segundo día de nuestro viaje en automóvil (por supuesto, con todos los papeles y permisos pertinentes), finalmente llegamos a la provincia de Salta y nos detuvimos en una pequeña ciudad llamada La Unión  que se compone principalmente de edificios de una sola planta. Su población es de aproximadamente 2000-3000 personas.

 

 

 

La ciudad nos fue muy acogedora, especialmente el pastor de la iglesia evangélica “Misión Evangélica Asamblea de Dios” Elvio y su esposa Raquel. La casa del pastor fue un ejemplo de la pobreza cristiana, sus muros colindaban con el edificio de la Iglesia y consistían en barro y troncos cubiertos de plástico.

 

 

 

En este sentido, se nos ofreció amablemente pasar la noche dentro de la Iglesia construida con ladrillos. Nosotros, a su vez, no quisimos ser una carga y gracias a los ciudadanos lugareños, pasamos la noche en un Hospedaje, cuya  habitación era pequeña pero acogedora, constaba de dos salas, una para mí y la otra para el Pastor Alejandro y nuestro compañero Miguel de la provincia de Morón de Buenos Aires, quien trabajaba como fotógrafo y camarógrafo en nuestro viaje aún sin tener una formación profesional, hizo frente a su tarea al 100%, sus fotografías me impresionaron por su expresividad.

 

La mañana del tercer día comenzó con un agradable y sustancioso desayuno con Pastor Elvio y su amigable familia, comimos pan hecho al horno y nos contaron sobre los problemas de la ciudad, la comunidad de los pueblos originarios Wichi “Santa Rosa1”.

 

 

 

 

Al final de nuestra conversación, cuando ya salíamos para ese pueblo, la esposa del Pastor preguntó muy modestamente si podíamos recolectar donaciones (de empresarios, voluntarios y organizaciones socialmente responsables) para todos los necesitados, y sobre la posibilidad de conseguirles algunas chapas de zinc para el techo que es de plástico y fluye en lluvias fuertes ,y máquinas de panadería amasadora y sovadora para 30-50 kg para poder hornear más pan para los niños que van después de la escuela a comer en el Merendero “Rinconcito de luz” (donde los voluntarios preparan y distribuyen la comida gratis) y una máquina de coser para hacer ropa para todos. Me conmovieron mucho las peticiones de Raquel, ya que en primer lugar pidió cosas que no eran necesarias para ella en particular, sino para todo el pueblo, herramientas con las cuales podría ayudar a través de su trabajo a los necesitados de comida y ropa.

Realizamos varias entrevistas en video y fotografías con ellos, que servirán como prueba de sus necesidades y, espero, toquen el corazón de quienes  puedan transmitir lo que se necesita, y de las personas que están dedicadas a la producción de máquinas para panadería, máquinas de coser, y a la fabricación de chapas de zinc.

 

 

 

El camino de “La Unión” a la comunidad de los pueblos originarios Wichi “Santa Rosa1” nos tomó varias horas, ya que tuvimos que ir muy despacio por la pésima calidad del pavimento, o mejor dicho por la falta del mismo, solo el suelo con piedras vertidas encima. Cuando una carretera así es arrasada por las lluvias, es imposible llegar a alguna parte. El Pastor Elvio, quien accedió a acompañarnos, explicó que si alguien se enferma en Santa Rosa1, se puede llegar al pueblo más cercano donde hay un médico solo en moto, tardando de dos a tres horas. Pero la gente local no tiene motos, tampoco dinero para el combustible. Cuando llegamos a la comunidad, ya nos estaban esperando allí, fue una sorpresa muy agradable.

En primer lugar, fuimos honrados por el líder de la tribu cacique Gabriel Acosta, habiéndonos conocido y contado sobre su tribu y sus problemas: la gente no tiene herramientas elementales para hacer los ladrillos (son de barro debido a la falta de cemento y medios de producción modernos) y no hay transporte necesario para la entrega al mercado, no hay agua limpia  menos aún filtros para ella, lo que conduce a diversas enfermedades, no hay semillas , tampoco hay tubos para construir un sistema de riego para que los animales puedan comer pasto. Además, no existen materiales básicos para construir casas con techos de zinc que no sean de barro. Luego el revelo de la hospitalidad fue asumida por el único maestro de escuela de la Comunidad, Francisco Bernabé Herrera, quien enseña a los niños a leer y escribir y es bilingüe (Wichi y Español), y muy cortésmente pidió conjuntos de útiles escolares para 40 niños y cosas de primeros auxilios (vendas, algodones, tiritas y desinfectantes en el botiquín escolar).

Al poco tiempo, los niños empezaron a acercarse muy modestamente a nosotros y a llamar nuestra atención, antes de eso estaban limpiando el edificio de la iglesia. Desafortunadamente, solo tenía conmigo dulces con vitamina C y los pins de “Kitty Sanders” y “Trata Zero Tolerancia”, por lo que estaban increíblemente felices y con mucho gusto los aceptaron como un modesto regalo de mi parte. Luego nos llamaron a una mesa donde las mujeres de toda la tribu estaban preparando comida para nosotros.

 

 

Fue conmovedor hasta las lágrimas, ya que sirvieron literalmente todo lo que tenían: una cabra asada y ensalada rusa. Con gran gratitud comí los platillos deliciosamente preparados, pero dentro de mí me comió la vergüenza al entender que nos estaban dando a nosotros, invitados, todo lo que podían alimentar a su Comunidad durante varios días. En este día, me prometí a mí mismo no olvidar a estas personas amables y hospitalarias y hacer todo lo posible para ayudarlos a obtener todo lo que necesitan. Las mujeres empezaron a regalarnos sus artesanías como recuerdo, y yo traté muy cortésmente de comprar sus artesanías, dándome cuenta que para ellas 500 pesos es mucho, pero mucho menos de lo que nos dieron: hospitalidad, amor y respeto.

Las niñas me arrancaron de estos pensamientos cuando me llamaron para nadar con ellas en una pequeña palangana, fue muy conmovedor, aunque los pensamientos lúgubres sobre la calidad del agua no me soltaron. En este lugar vi pobreza extrema y gente maravillosa que, a pesar de ser abandonada por su gobierno, no ha perdido su humanidad y ha conservado almas puras tan hermosas y maravillosas. Hablamos mucho tiempo, los chicos me mostraron cómo hacen ladrillos de arcilla y cómo los queman en el horno, y me dijeron que pasan calor a 40 grados por varias horas para buscar las leñas para la cocción de ladrillos.

 

 

 

Antes de irnos, todos oramos juntos por la salud de una mujer muy enferma, la esperanza en su rostro, cuando el Pastor Alejandro la tocó, nunca lo olvidaré. Limpiandome mis lágrimas con barbijo, caminé hacia el auto, donde todos se reunieron para despedirnos, y donde los niños nuevamente pidieron ingenuamente dulces simples, que les entregué de mi Yica (es una bolsa tradicional de recolectores de los pueblos originarios, hecho a mano de la planta Chaguar) en mi cadera. Durante una conversación con el respetado cacique Gabriel Acosta, traté de explicarle que hicimos todas las fotos y videos que muestran de manera más viva sus necesidades reales y que luego de regresar a Buenos Aires, después de las vacaciones (desafortunadamente, nadie de grandes o medianos negocios, así como muchos funcionarios no estarán en la ciudad hasta marzo). Yo personalmente iré a pedirles los materiales necesarios. Y ante mis ojos todavía  veía ocho pobres vacas flacas, casas de barro, agua sucia en una palangana donde estaban sentadas las niñas y pupitres vacíos sin papel y lápices en una escuela que no tiene ventanas.

Salimos de la denominada Banda Sur, que se ubica a un lado del río Bermejo y entramos al territorio de Banda Norte, donde ya nos esperaban en la ciudad de Embarcación y las comunidades de los pueblos originarios de Wichi, Guaraní y otros. Pasamos esa noche en el camino, discutiendo cómo y dónde se puede solicitar 50 chapas de zinc para techos, a veces interrumpiendo con pausas silenciosas y pensamientos largos. Fuera de la ventana había una noche oscura y cálida, que no estaba iluminada por una sola luz.